Reconocidos actores y actrices que han saltado a la fama por ciertas películas debaten el hecho de que igual hubiera sido mejor no interpretarlas por lo que ha supuesto después en sus vidas. Es cierto que algunas son exageraciones y estoy seguro de que sólo se arrepienten un poquito: Por ejemplo Robert Pattinson, el ídolo de  muchas quinceañeras por haber rodado la saga ‘Crepúsculo’ se arrepiente ya que vio estúpida la actuación de que un vampiro centenario quisiera seguir en el instituto.

La película galardonada con 11 Oscars interpretada por Leonardo Di Caprio y Kate Winslet fue ‘Titanic’ y la actriz se arrepintió poco después de rodarla porque con su rotundo éxito la gente le paraba por las calles para que les firmase la foto del desnudo de la película.

Halle Berry al interpretar ‘Catwoman’ recibió el Razzie (premios anti-Oscar) por Catwoman en 2004, en la gala reconoció que aquella película era una auténtica basura. Menos mal que 3 años antes había recibido el Oscar a la mejor actriz por ‘Monster’s Ball.

Matt Damon se queja de que ‘El ultimatum de Boourne’ debería haber acabado con más sentido después de una retailla de películas que arrasaron en la gran pantalla.


Puede que no te creas que un mito como Sean Connery se arrepintiera de alguna película que ha hecho pero sí, acabó harto de ser 007, o mejor dicho, del productor Albert Broccoli, de las sesiones de rodaje y de la paga.

 

Hasta el más bueno de todos se puede arrepentir

Fotos de esquire