La actriz, que siempre ha intentado llevar con total discreción su vida privada, no pudo evitar ser pillada por algún que otro cliente del club y mucho menos de la difusión de la noticia. Lawrence, que se encuentra de rodaje en Viena, desconectó una noche para divertirse en la celebración del cumpleaños de uno de sus mejores amigos. No obstante las imágenes al poco tiempo fueron difundidas por Internet.

Jennifer Lawrence no se arrepiente y así lo muestra en sus redes sociales «Bajé la guardia de mi paranoia por un segundo para divertirme», «Mira. Nadie quiere que le recuerden que trataron de bailar en una barra de striptease por Internet» , «No voy a disculparme, me divertí mucho esa noche».

Queda claro que no todos los fans y seguidores de celebritis no entienden la diferencia entre la vida privada y la vida profesional de los actores.

 

¿Qué hay de malo en divertirse un poco?