Tanto si tienes el pelo corto como largo, los hábitos que adoptas a la hora de tratarlo pueden ser perjudiciales y nosotros te vamos a decir cuáles son esas costumbres que identificarás enseguida y que debes evitar. ¿Eres de las que se lava el pelo dos veces al día o cada día? si es así deja de hacerlo porque estás acabando con el PH del cuero cabelludo y además segregas más grasa por los hidratantes que utilizas. Los que debes haces es intentar lavarte el pelo 2 veces a la semana o utilizar champú en seco para que absorba el exceso de grasa.

Intenta no hacerte muchas coletas y si te las haces mejor que sea con una goma adecuada que no tire del pelo y que no esté muy apretada. Abusar de las coletas fuertes acaba por cortar el cabello poco a poco y seguro que no querrás que se rompa.

Ni se te ocurra plantar el pelo cuando esté húmedo, sólo conseguirás quemarlo y romperlo. Debes ser paciente y secarlo con el secador, aunque a poder ser que sea al aire libre para no castigar el cabello con el calor.

No abuses del champú ni de los hidratantes, lo único que conseguirás será dejar restos en el cuero cabelludo y que se ensucie más pronto. Si usas champú o suavizante que la cantidad sea igual que una nuez. Y si es posible córtate el pelo cada 3 ó 4 meses para evitar la rotura.

Por último come sano, proteínas y nutrientes ya que si tienes costumbre de comer mal el pelo pronto lo verás débil y que se empieza a romper.

 

Comparte la manera de cuidar tu cabello