No cabe duda que un país estrella para ir de viaje es Italia, pero todo el mundo cae en el mismo círculo: la visita de ciudades como Roma, Venecia, Florencia, etc… Ciudades muy famosas e interesantes que atraen sin mas la mirada de los turistas y viajeros. Pero Italia esconde pequeñas poblaciones igual de bellas pero poco conocidas. Uno de estos ejemplos es Rávena: su posición geográfica la convirtió en un gran bastión para Julio Cesar y conserva muchos elementos no sólo de los romanos, sino también de los etruscos, umbros, celtas y bizantinos. De hecho, tienen un mosaico bizantino declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

No muy lejos de Florencia encontramos Lucca: esta localidad posee un centro histórico con numerosos vestigios de la Edad Media y época romana. Y encontrarás una muralla perfectamente conservada y preciosa.

Cerca de Venecia, se encuentra Treviso: una pequeña Venecia que combina paisajes fluviales, pequeñas colinas y verdes prados. Esta ciudad era elegida como lugar de vacaciones para los aristócratas del siglo XVIII.

Y por último, Mantua: elegida como la Capital Italiana de la Cultura en 2016. Una ciudad totalmente renacentista en la Lombardía. Al igual que Florencia era de la familia Medici, Mantua tuvo a los Gonzagas que convirtieron la ciudad en un centro de negocios y la cultura de la región.

Esta es una pequeña recopilación, pero sin duda, Italia nos puede ofrecer un sin fin de paisajes y lugares bellos que poca gente suele visitar.

Visita la Italia más profunda