Al combinar de manera correcta algunos alimentos se pueden aprovechar mucho más los nutrientes que aportan como facilitar la absorción de los mismos y que el organismo trabaje más relajado.
Una combinación muy buena es la de los tomates y los aguacates. De los tomates se absorbe el licopeno y el aguacate es una fuente de grasa saludable y combinado en su justa medida se consiguen máximos beneficios antioxidantes.

Té verde y limón es una mezcla bien conocida y con muchas ventajas. Ya el té verde de por sí tiene antioxidantes que sirven para combatir el cáncer o prevenirlo.

El limón y la col rizada aportan mucho hierro, como las lentejas, remolacha, espinacas.

Y la última pero no por ello o menos importante es la de la avena con mantequilla de maní. Ambas crean la perfección absoluta porque la avena es fuerte en carbohidratos y la mantequilla en grasas saturadas.

 

Haz platos sanos con estos ingredientes