Desde España hasta Senegal y los encontrarás también en Australia hay hermosos lagos que no sabrás si fotografiarlos o bañarte. El lago Hillier está en el continente australiano en la isla de Middle rodeado por un borde de arena y un bosque denso de malaleuca y eucalipto con dunas de arena del norte que lo separa del Océano Antártico.

En Francia se encuentra La Salina de Gruissan, donde se amontona la sal y de ahí el color rosado del agua.

El Lago Tuz Gola,se encuentra en Turquía y es el segundo mayor lago que está en la región de Anatolia Central. Este lago ocupa una depresión tectónica en la meseta central y no tiene salida.

Y en España se encuentran las Salinas de Torrevieja con piedras de sal que hace que el agua tenga ese color rosado y que mucha gente prefiere mirar a bañarse.

Hay muchos más lagos de este color, pero estos son los más espectaculares para nosotros.

 

¿Conoces alguno más?

Fotos de Lofficiel