Los puntos, las comas, los espacios, las letras… pueden definir la personalidad de una persona e incluso manifestar cosas sobre su salud. Seguro que nunca te habrías preguntado algo así, pero es totalmente cierto. La grafología se encarga de estudiar estos comportamientos gráficos. La forma de escribir puede revelar hasta 5000 rasgos de la personalidad y la salud.

Los espacios entre palabras: separar mucho es propio de las personas a las que nos les gusta el agobio y que son muy independientes y no se sienten cómodas al estar rodeadas de mucha gente. Sin embargo si se dejan poco espacio es porque no les gusta la soledad y sí estar con gente y hacer planes en conjunto.

Los puntos y sus formas: los puntos grandes es normal de personas abiertas y extrovertidas y los pequeños de personas totalmente contrarias y si no son ni grandes ni pequeños es propio de personas alternas.

Inclinación de palabras: las que no dan inclinación a sus letras suelen ser las que son más lógicas y racionales. Si las letras se inclinan hacia la derecha, son personas a las que les gustan las nuevas experiencias y a las que les gusta abrirse a conocer gente nueva. Y hacia la izquierda, es habitual en gente a la que no le gusta hacerse ver y prefiere pasar desapercibida.

Giros o vueltas: en la ‘l’ y ‘e’, cuando la vuelta de la ‘l’ es estrecha puede mostrar que esa persona se está reprimiendo algo. Si una ‘l’ tiene un giro más abierto muestra a una persona más relajada. En el caso de una ‘e’  con una vuelta cerrada significa que es una persona más escéptica hacia los demás, pero si es una ‘e’ más amplia es propia de personas de mente abierta.

Forma: las redondeadas son características de las personas más creativas y artísticas, y las letras puntiagudas muestran una personalidad más agresiva e intensa.

Los puntos sobre las íes: una mayor separación sobre la «i» es de personas imaginativas y y menor separación es de personas detallistas y organizadas. Poner el punto hacia la izquierda es signo de personas que posponen sus tareas o decisiones.

La cruz en la ‘t’: colocar la línea en lo más alto es propio de personas ambiciosas, optimistas y con muy buena autoestima. Si la raya es por la mitad de la letra muestra a personas seguras y que se sienten cómodas consigo mismas.

Las oes: si una ‘o’ es abierta es de personas habladoras, sociables, capaces de expresar sus sentimientos pero una ‘o’ más cerrada es de gente más reservada.

Presión: mayor presión es igual a mayor compromiso. Si la presión es excesiva puede denotar nerviosismo. Una presión ligera es de personas sensibles y empáticas.

Velocidad: aquellos que escriben más rápido son impacientes y una escritura más lenta es de personas más organizadas, metódicas y autosuficientes.

En cuanto a la salud,  hay ciertos signos en la escritura que pueden avisarte de una alta presión arterial al escribir con una presión variable. O por ejemplo si la escritura se deteriora puede ser signo de la enfermedad de Alzheimer.

La esquizofrenia puede preverse cuando la inclinación varía en una misma frase o en una palabra que se repite con frecuencia y la enfermedad de Parkinson lógicamente es una letra ilegible y pequeña.

Estados de ánimo:mayor presión sobre el papel y con mucho texto junto indica que esa persona tiene un alto nivel de energía. No obstante, aquella escritura más ligera indica una falta de energía o de cansancio.

 

Y tú ¿cómo escribes?

Fotos de google