Si eres un amante de la cerveza sabrás que hay mil tipos y que si aún no las has probado deberías. Elegir la mejor cerveza es todo un arte. Existen dos familias, las ales que son de alta fermentación, aromáticas y afrutadas y las lagers que son de baja fermentación, más ligeras y suaves. Lo que les caracteriza es el tipo de levadura que se emplea. Si te gusta la cerveza deberías explorar el mundo de las lager.

Una cerveza de tipo bock que es característica alemana se disfruta mejor en una copa de tulipa porque la espuma se puede ver bien y porque los aromas se concentran más y pueden apreciarse mejor. Y se sirve como las normales, con el vaso en un ángulo de unos cuarenta y cinco grados con respecto a la botella para facilitar que se cree la espuma.

La temperatura de la cerveza es lo más importante para que mantenga el sabor. Debe de servirse de seis a ocho grados para que se aprecie toda su elaboración y es ecomendable consumirla de noche acompañada de comida.

Una bock se puede acompañar perfectamente con quesos curados, embutidos curados como el fuet y también con estofados y patés.

Ahora que ya conocer un poco más como son y cómo se deben de tomar las cervezas tipo lager empezarás a ser un experto de la bebida. Recuerda que siempre debes beber con moderación.

Comparte una buena cerveza con tus amigos