Para elaborar el queso debes conocer las técnicas adecuadas y tener los materiales necesarios. El queso sirve como fuente de calcio para fortalecer los huesos, combatir la osteoporosis o reducir la placa bacteriana, entre otros muchos beneficios. Para hacer el queso fresco tienes que empezar calentando un litro de leche con una cucharada de cloruro cálcico, una de cuajo en un cazo y una de sal.

Debes dejar reposar la leche 45 minutos hasta que veas que haya cuajado y cuando lo esté córtala con un cuchillo a cuadrados de 1 cm y deja que repose durante media hora.

Forra un molde con una tela e introduce con una cuchara la cuajada. Deja que pierda el líquido hasta que coja consistencia.

Ya lo tienes listo, sólo tienes que guardar en la nevera y consumir en un plazo de 1 semana.

Atrévte con el queso y comparte

Foto de robbreport