Para saber enforcar los comienzos de semana con una actitud positiva no tienes que hacer muchos esfuerzos, y el primer paso empieza con la organización. Todos sabemos que el fin de semana se acaba enseguida y a veces crees que no has podido ni disfrutarlo ni descansar lo suficiente. Por eso para superarlo hay que hacer frente al desánimo y no torturarnos por volver a la rutina sino alegrarnos por seguir disfrutando del día a día. Además el tiempo pasa muy rápido y enseguida volverás al fin de semana.

Para amortizar mejor tu tiempo libre anota en una libreta todo lo que quieres hacer así te ayudará a completar todas las cosas y no dejártelas sin hacer. Planea también el inicio de semana y el domingo por la noche repasa todo lo que debes hacer como por ejemplo ir al gimnasio, ir al cine, ir a hacer la compra… mantente siempre ocupado para que el tiempo pase más rápido.

El lunes debes afrontarlo con energía, levántate, hazte un buen desayuno y date una buena ducha. Intenta evitar quedarte en la cama hasta última hora porque eso hará que llegues al trabajo cansado, sin ánimos y enfadado. Plantéate el lunes como el inicio de algo bueno.

No te agobies cuando llegue el lunes a la oficina, deja tu espacio de trabajo ordenado y limpio el viernes. El orden no es sólo importante en nuestro trabajo, también en nuestro hogar. Lo mejor para que el lunes no se te haga cuesta arriba es organizarte el viernes todas las tareas de trabajo para no sentirte en medio del caos.

Lo primero que debes hacer al llegar al curro o mientras estás llegando es escuchar algo de música ya que mejora nuestro estado de ánimo y activará todos tus músculos para no sentirte agotado en la oficina.

 

No le pongas barreras al lunes

Fotos de google