La gran mayoría de gente cuando come una naranja tira la cáscara y no debería hacerlo porque, aunque su sabor no sea muy agradable aporta grandes propiedades y hay mil recetas en las que se puede agregar para darles ese toque cítrico. Sus amplios beneficios van directos a prevenir el colesterol por sus componentes fitoquímicos y flavonoides.

Trabajan para prevenir la acidez estomacal gracias a sus compuestos activos. Las cáscaras las puedes hacer en batidos o tés que te ayudarán mejor a la digestión.

La naranja destaca por su alto contenido en vitamina C, pero la cáscara contiene 10 veces más y es de gran ayuda para fortalecer el sistema inmunitario para prevenir las enfermedades respiratorias.

Una buenas sonrisa es la clave de una persona y masticar un poco de cáscara permite refrescar el aliento, controlar las bacterias y evitar las manchas amarillas de los dientes.

A su vez es una gran aliada para perder peso puesto que tiene propiedades desintoxicantes favoreciendo los procesos de limpieza del organismo. Así como también mejora el aspecto de la piel minimizando la presencia de manchas.

 

Cóme más natanjas

Fotos de mejor con salud