El artista Sakimi Chan ha convertido a las princesas de Disney en hombres y a los príncipes en mujeres para defender que si hubieran sido así el éxito hubiera sido el mismo. La verdad es que belleza no les falta y lo que seguro que quería demostrar Chan es que hubiera gustado igual entre los niños. El Ariel  chico es así de hermoso.

O imagina que Cruella de Vil se hubiera convertido en Cruello de Vil. No hubiera estado nada mal. Esa pose sexy y malvada a la vez.

O que el Bello se hubiera enamorado de la Bestia femenina.

O que Esmeralda hubiera sido Esmeraldo.

O Jack en realidad hubiera sido una mujer.

Y Pocahontos se hubiera enamorado de una marinera.

 

La imaginación siempre saca cosas buenas