El comportamiento de los loros, más concretamente el habla se ha estudiado durante 24 años entre un grupo de loros en estado salvaje en Venezuela. Desde un principio se creía que lo único que hacían era imitar los sonidos que escuchaban. Los machos por ejemplo con sus sonidos más agudos impresionan a las hembras.

No obstante el estudio desveló otra cosa y los investigadores han concluido que los loros son aves sociales  que tienen que interactuar e imitarse unos a otros para comununicarse al igual que los humanos. Cuando una persona tiene como mascota a un loro la conducta es exactamente la misma, repiten la misma conducta con los sonidos emitidos por sus dueños.

Los sonidos que emiten son distintos dependiendo el grupo al que pertenezcan. Los padres suelen tener un sonido diferente para que sus polluelos les puedan identificar. Pero el misterio radica en ¿cómo consiguen imitar las voces si no tienen cuerdas vocales?

Lo consiguen gracias a la siringe que es el órgano vocal de las aves y de los cocodrilos (aunque estos no sepan hablar), que nace en la base de la tráquea. Este órgano produce sonidos gracias a vibraciones del aire en sus paredes cartilaginosas, por eso los loros pueden imitar voces humanas sin las cuerdas vocales. Por otro lado la lengua redonda de los loros, a través de pequeños movimientos da la forma al aire y diferencia así los sonidos, de una manera muy similar a como lo hacen las personas.

Ahora el Congreso de los Diputados ha apoyado una proposición por la que insta al Gobierno a promover las reformas legares oportunas para crear un Código Civil que defienda a los animales como seres vivos dotados de sensibilidad. De esta manera todos y cada uno de ellos estarán protegidos.

Comparte si tu loro también imita tu voz

Fotos de google