La teoría de que la comida fresca mantiene todos los nutrientes no es del todo cierta porque nadie cuenta que desde que las verduras son cortadas y trasladadas también pueden alterar los nutrientes.

Dicen que una copa de vino no hace daño y es totalmente cierto, es más tiene muchos beneficios, pero a partir de la segunda copa los efectos se revierten y ya no es tan saludable.

La fruta es mejor comerla natural y no en zumo porque contiene muchas menos calorías y más fibra. Al igual que no hay diferencia alguna entre el azúcar moreno y el blanco.

Los alimentos orgánicos son más saludables porque no contienen ingredientes sintéticos, colorantes, edulcorantes, conservantes o fertilizantes y no han sido modificados genéticamente.

 

Apuesta por la comida saludable