Los niños en casa tienen muchas ventajas tanto para ellos como para ti. Una de las razones por la que es necesario mantener una constante alegría cuando tienes un bebé es transmitirle a él que realmente existe la felicidad pura. Cuando tienes a un niño en casa te vuelves más seguro de ti mismo porque haces cosas que antes no te atrevías como cantar canciones, bailar, hacer el tonto… Hacer reír a un niño es algo muy hermoso y te ayuda que tengan seguridad en sí mismos.

Cuando son pequeños los niños lo que hacen para aprender es imitar a los padres, por eso cuando desordenen el cuato sólo tienes que hacerles entender el sentido del orden y ellos mismos te ayudarán recogiendo y ordenando sus juguetes.

Cuando juegas con tu hijo, la creatividad se dispara además de la imaginación por lo que es muy bueno que de vez en cuando te animes a jugar con ellos para aumentar la imaginación y la creatividad tanto del niño como la tuya.

Y lo más importante de todo es que nunca pares de reír porque cuando un niño crece siempre hay anécdotas cómicas como la de la primera palabra o la de empezar a andar.

Es importante hacer reír a los niños porque su felicidad siempre va a ser la tuya.

 

Cuidar de un niño es maravilloso

Fotos de google