Hay demasiados errores que cometemos y el primero de todos recae en la elección del vino, creemos que el más caro es el mejor porque no tenemos ni idea comparárlos, pero si supiéramos un poco del tema sabríamos que hay muchos, tanto tintos como blancos que son exquisitos y económicos.

A la hora de decidir el menú, no es necesario que sepas todos los ingredientes que hay en la carta, el camarero espera que le preguntes si alguna cosa no la entiendes o para que te de consejo sobre qué platos elegir.

Si vas a un restaurante un lunes, ni se te ocurra pedir pescado porque no estaría fresco ya que no lo reponen desde el viernes. Por lo que te aconsejamos que pidas ensaladas o carnes.

Será mejor que pidas la carne en su punto y no muy hecha porque así evitarás que los cocineros disimulen los cortes que le hacen a la carne cuando la cocinan.

 

Fíjate bien cuando vas a un restaurante