Existen muchas leyendas que narran los inicios de San Valentín. Si vas por la calle y paras a una persona para preguntarle el origen de este día, te contestará que fue un invento de los grandes almacenes para incrementar el consumismo, pero en realidad va mucho más allá y tiene que ver con la religión.

Una de las teorías más sustentadas se remonta a la Roma del siglo III, cuando el emperador romano Claudio II prohibió el matrimonio. Afirmaba que los recién casados se negaban a ir a la guerra y era algo que no podían tolerar. El sacerdote que se encargaba de celebrar los matrimoniós se llamaba Valentín y continuó haciéndolo pese a la prohibición del emperador. Se volvió famoso y admirado por todas las parejas y por ese motivo fue encarcelado. Para humillarle todavía más su custodio le dijo que curara la ceguera de su hija. Valentín sin pensárselo dos veces aceptó y obró un milagro devolviéndole la vista a la pequeña. Valentín tal y como se había dictaminado en la sentencia fue ejecutado el 14 de febrero. En su tumba está escrita la leyenda de su proeza y junto a ella plantaron un almendro que hoy por hoy es el árbol considerado símbolo de amor y amistad.

Otra de las historias que envuelve el día de los enamorados es que en Roma se celebraba una fiesta pagana dedicada a la fertilidad, llamada Lupercalia. en la que que mujeres eran golpeadas con látigos hechos de piel de cabras y perros, mojados en sangre ya que creían que este ritual les otorgaba fertilidad.

Siglos más tarde, en el año 496 D.C, el papa Gelasius I prohibió la celebración de Lupercalia e instauró el 14 de febrero como día de la fiesta de san Valentín.  El nombre San Valentín lo eligió en honor a un religioso soldado al que mataron por casarse con su amada, pese a estar prohibido. Todos los esfuerzos que había depositado Gelasio I no sirvieron de nada porque la festividad del 14 de febrero fue eliminada del calendario católico en 1969 durante el papado de Pablo VI.

Actualmente la Iglesia Católica ya no reconoce el día de San Valentín como fiesta de un santo oficial, pero el papa Francisco quiso recuperar la celebración en 2014 para devolver el sentido religioso a la festividad.

Está claro que esta festividad tiene mucha más historia de la que uno piensa y no tiene nada que ver con el consumismo sino que es un día que se celebra por la prohibición de profesarse amor en la antigüedad.

¿Ya tienes tu regalo de San Valentín?

 

Fotos de Google