Esta alternativa a los alimentos con grasas te ayudará a saciarte sin aportarte calorías al cuerpo. Las galletas de queso crujientes son ideales para matar el gusanillo que te ronda el estómago cuando tienes hambre. Los ingredientes son:

100g de harina.
Leche de soja o de vaca.
Una cuña mediana de queso al gusto.
Aceite de oliva o mantequilla.
Sal.

Lo más importante es tener los productos frescos y una vez estén sobre la mesa tienes que empezar a elaborarlo. Primero que todo ralla el queso (si no tienes tiempo y quieres adelantar cómpralo ya rayado). Una vez lo tengas, lo mezclas con la harina, un poco de sal y un chorrito de leche. Remuévelo todo bien para conseguir una masa homogénea.

Enciende el horno a 180 grados y cubre la bandeja con papel vegetal para que la masa no se quede pegada y si quieres asegurarte de ello unta un poco el papel con aceite.

Extiende la masa ayudándote de un rodillo y luego dale la forma que más te guste, haz volar tu imaginación. Si te atreves escoge moldes de figuras como estrellas, corazones, casas… de esta manera si lo sirves cuando vayan tus amigos serás una gran anfitriona.

Coloca las formas en la bandeja, píntalas con un poco de mantequilla o aceite para que se doren y mételas al horno. Cuando estén listas déjalas enfriar y ya tienes listo un snack saludable y fácil de hacer.

Comparte con tus amigos para comer entre horas

Fotos de google