Al hornear la masa de pizza te puedes dar cuenta de si ha salido bien o no dependiendo del grosor. La masa fina que se quiere conseguir es propia de las pizzas romanas o venecianas y tienen la particularidad de ir acompañadas de alguna hierba aromática.

Primero tienes que tener todos los utensilios e ingredientes a mano:

1 kg de harina de trigo de fuerza
560 ml litro de agua fría
25 gr. de sal
25 ml de aceite de oliva virgen extra
14 gr. de levadura fresca
Una buena superficie
Un amasador

Prepara un bol grande y añade la harina de trigo, haz un hoyo en el centro del bol y echa la levadura disuelta en el agua. Poco a poco ve removiendo y añade el aceite de oliva virgen extra y la sal y sigue removiendo. Ten lista la zona de amasar con un poco de harina.

Estira la masa y con un rodillo repitiendo la acción durante 10 minutos. Después ya podremos manipular la masa con más rapidez. Hacemos una bola y la volvemos a meter en el bol para dejarla reposar 45 minutos más o menos.

Transcurrido este tiempo extiende con un rodillo la masa y dale forma redonda, cuando ya esté bien amasada añádele los ingredientes que quieras y métela al horno durante 30 minutos aproximadamente o hasta que tú veas que esté lista. Aquí tienes un vídeo del proceso.

Anímate y haz masa para pizza con tus amigos

Fotos de Google