Este plato es tradicional de Galicia, pero cada vez más se está expandiendo por todo el territorio en bares o restaurantes. Con esta receta no tendrás que ir a ninguno porque lo podrás preparar tu mismo en cualquier acontecimiento. Sólo necesitas:

1 Pulpo del tamaño que quieras
1 kg de Patatas
Sal gruesa
Pimentón picante
Pimentón dulce
Aceite de oliva

Esta receta es fácil aunque tardarás 1 hora y media en prepararlo, pero te aseguro que valdrá la pena. Primero tienes que pasar el pulpo por agua para quitarle las impurezas y colocarlo en una olla llena de agua hasta cubrirlo y a fuego alto hasta que hierba.

A continuación coge  la cabeza del pulpo y sumerge su cuerpo en el agua hirviendo tres veces y déjalo durante 30-40 minutos a fuego medio. Ves pinchando los tentáculos más gruesos para comprobar su dureza. Mientras se cuece, pela las patatas a rodajas.

Cuando esté listo el pulpo retíralo de la olla y déjalo que se enfríe un poco mientras se cocinan las patatas en el agua de la cocción del pulpo y que cojan sabor. Mientras se hacen corta en rodajas el pulpo. Una vez este todo listo sólo te falta emplatar y hacer la salsa.

Lo tradicional es servirlo en un plato de madera cubriendo la base con las patatas y luego los trozos de pulpo. Alíñalo con aceite de oliva, sal gruesa y pimiento picante o dulce y ya podrás disfrutar tú y los tuyos de un gran plato de pulpo a la gallega.

Comparte esta deliciosa receta