La leche merengada es muy buena para combatir el calor y es ideal para  servir como postre. Hay varias versiones de hacer esta leche, puede llevar merenge o hay algunas que se lo ahorran y lo sirven sin él. Los ingredientes para 1 litro son:

500 ml de leche
La piel de un limón
1 palo de canela
75 g de azúcar o 5 cucharadas
2 claras de huevo
Canela en polvo

Como puedes comprobar hay muy pocos ingredientes y la elaboración no es para nada complicada. Lo primero que debes hacer es pelar el limón intentado coger la parte amarilla solamente. Mientras calienta la leche en un cazo y luego échale la piel del limón, el palo de canela partido en dos y 3 cucharadas de azúcar. Cuando hierva aparta el cazo del fuego y deja infuisonar al menos 15 minutos.

Una vez trascurrido el tiempo cuela la leche tibia para eliminar los sólidos y ponla a enfriar en la nevera. Cuando este muy fría pon la leche en el congelador. Tritura con la batidora cuando haya empezado a cristalizar y repite el proceso otras dos veces. El intervalo de tiempo entre batido y batido puede ser de unas 2 horas aproximadamente.

Monta las claras a punto de nieve, añadiendo el azúcar conveniente hasta que quede un merengue firme y brillante. Poco a poco añade el granizado de leche con movimientos suaves para no perder esponjosidad. Sirve inmediatamente en copas o vasos.

El toque final es espolvorearlo con canela para darle ese toque de sabor amargo y aluna galleta o bastoncillo de chocolate. Y si no quieres leche merengada puedes probar con otras pulporecetas.

Merenguea el verano

Fotos de google