Principalmente el hummus está hecho con garbanzos y es el único ingrediente que no se cambia. A partir de aquí esto, hay una infinidad de formas de presentarlo y saborearlo. La primera receta de todas está hecha con aguacate. Primero debes machacar los garbanzos hasta conseguir una masa y luego añadirse la carne del aguacate con un poco de aceite y sal. Está delicioso si lo untas en rebanadas de pan o de complemento de la pasta.

El hummus de tomate es todavía más exquisito. El proceso es exactamente igual, picas los tomates y los garbanzos y lo trituras todo junto, luego le echas un poco de limón, sal y aceite de oliva.

Las espinacas y las alcachofas también sirven para hacer un buen hummus. Hay que picar los ingredientes y con una batidora lo removemos todo con los garbanzos para conseguir esa masa consistente.

Los garbanzos y la zanahoria son la combinación perfecta y para que salga riquísima sólo tienes que cocer un poco la zanahoria con ajo picado y removerlo todo.

Otra de las ideas es hacerlo con cacahuete aplicando el mismo procedimiento que con el resto. Triturar los garbanzos, triturar los cacahuetes y luego batirlo todo junto.

Si dejas volar tu imaginación seguro que se te ocurren mil formas más de hacer hummus, pero recuerda lo único que no debe faltar son los garbanzos.

Comparte con tus amigos esta delicia

Fotos de tapasmagazine