Hay mil ingredientes para sazonar las comidas y ninguna de ellas es la sal. Al saltear verduras o carnes el propio jugo les da el sabor que se quiere sin necesidad de la sal. Si te gusta condimentarlo la comida con algo, prueba con las especias y hierbas aromáticas ya que aportan antioxidantes.

Otro de los trucos para evitar la sal son los cítricos: limón, lima, naranja en jugo o en rodajas convierte una comida sosa en una delicia. Y lo mismo ocurre con la cebolla y el ajo para los que les guste un sabor más amargo.

Este seguro que no lo sabías y es que con tan solo una raspadura ya le da todo el sabor que necesita el plato. Me refiero al jengibre. También puedes probar con aceites y bálsamos.

Lo mismo sirve para los vinos o las bebidas alcohólicas que, aunque al cocinar pierda su graduación de alcohol, el sabor de estas bebidas permanece en el resultado final del plato.

Y por último el queso es un gran aliado para darle un toque intenso a cualquier plato por su amplia variedad de textura y sabor,

 

Elimina la sal de tu dieta así de fácil

Fotos de tapasmagazine