La lasaña suele ser un plato que se hace con carne picada, pero se puede innovar mucho y hacerlo de verduras, de pescado o de pollo. Además es muy sencilla de hacer y sólo necesitas:

Filetes muy finos de pechuga de pollo

Lonchas de queso

Bechamel para gratinar

Queso rallado para gratinar

Jamón serrano picado

Aceite de oliva

Sal

Una vez tengas todos los ingredientes sobre la mesa, prepara una sartén al fuego con aceite de oliva y cocina los filetes de pechuga poco a poco. Y el procedimiento siguiente sería montar la lasaña en un recipiente rectangular o de la forma que quieras.

Primero coloca una capa de bechamel en el fondo, extendiéndola por toda la superficie. Luego cubre con filetes de pechuga, un poco de tomate frito y las lonchas de queso. Sigue el mismo procedimiento hasta hacer varias capas.

La última capa recúbrela con bechamel y espolvorea con el jamón serrano y el queso rallado para gratinar. Enchufa el horno a 180 ºC y pon la bandeja durante 15 minutos y luego 5 más para que se gratine el queso.

Ya tienes lista la lasaña y cuando quieras puedes servirla en la mesa.

Verás como te chuparás los dedos