Nuestro cuerpo necesita proteínas para la piel, los huesos, los músculos, el corazón… gracias a ellas el cuerpo puede reparar las células dañadas y crear nuevas. Dependiendo de  tu contextura necesitarás una cantidad u otra. Lo más importante es escuchar a nuestro cuerpo y si tienes antojo de un sandwich de pollo o carne o lentejas o patatas fritas quiere decir que te faltan proteínas.

Desear comer algo de dulce es otro antojo que te avisa de la escasez de proteínas en tu cuerpo. La proteína tarda más en digerirse que los carbohidratos. Si tu dieta está basada en los carbohidratos y no consumes proteínas, digerirás más rápido la comida, lo que provocará que tu azúcar en sangre suba.

Si ves que tu cabello está débil, se cae, se rompe y estropea facilmente quiere decir que estás falto de proteínas.

Si el consumo de proteínas no es el suficiente, con el tiempo, tus uñas se debilitarán y tu piel puede volverse seca y escamosa.

Las proteínas son necesarias para que nuestro sistema inmunitario se desarrolle correctamente y si tienes falta de ellas es muy probable que caigas a menudo enfermo.

Siempre estás cansado o débil y te cuesta mucho levantarte, es un signo de que tu alimnetacion no es la correcta.

Vigila bien tu cuerpo no te vaya a faltar alguna proteína

Fotos de Lofficiel