El trabajo bien hecho tanto personal como laboral empieza por una buena planificación. Si eres de los que llega tarde a todos los sitios y que siempre anda con prisas y transmitiendo tu estrés a otros, es importante que leas este post con algunos consejos para combatir ese agobio. Lo que tienes que tener claro es que no puedes abarcarlo todo y que tienes que priorizar las tareas más importantes. De esta manera no sólo dejarás de estar agobiado sino que las tareas esenciales las harás el doble de bien.

Organiza tus días por la noche o a primera hora de la mañana, calculando el tiempo que te va a durar hacer ciertas cosas y dejando siempre un margen de 15 minutos por si acaso si son tareas sencillas y si son más arduas 30 minutos. Empieza tu organización con forme a lo establecido y verás como así llegas a tiempo a todos los sitios y al final del día seguro que te sobra algo de tiempo.

Si eres una persona que viaja mucho, tienes que organizar tu maleta de tal modo que uses la misma ropa días alternos durante una semana. Si se te mancha ten siempre una segunda opción. Lo ideal es planificar tu vestuario el domingo por la tarde.

Un día de trabajo de 8 horas a veces se puede hacer muy largo pero si eres previsor adelantarás trabajo que sabes que es fijo y dejarás programado lo que necesites para semanas posteriores para prevenir el agobio por si un día se te acumula o empiezas otros proyectos.

Desestrésate y comparte

Fotos de Google