Con una cuchara puedes conseguir mejorar tu rostro con unos sencillos trucos que ya existían en la antigüedad pero que se han ido perdiendo hasta ahora que te los voy a contar yo. Lo primero que las mujeres quieren es eliminar por completo las ojeras. Con el maquillaje lo único que conseguimos es tapar esas marcas horribles, pero si pones en el congelador una cuchara y cada mañana la colocas debajo de lo ojos, el frío hará poco a poco su efecto y se eliminarán las ojeras por completo.

Una cuchara también ayuda a que las espinillas y los granos se desinflamen con tan solo presionar con una cuchara fría. Por otro lado gracias a una cuchara puedes reciclar polvos de maquillaje partiendo los polvos en trozos que cubres con un plástico y aplastas con la cuchara. Te quedarán unos polvos uniformes y más suaves.

Las cutículas de las uñas ejercen de protectoras por eso no es recomendable cortarlas. La mejor opción es remover con una cuchara un poco de aceite de oliva tibio y dejar las uñas reposar unos minutos.

Para arquear las cejas y tenerlas más largas puedes hacerlo con una cuchara evitando de esta manera los arqueadores metálicos que pueden ocasionar el paro de su crecimiento.

Y por último la cuchara tiene un efecto muy milagroso, el mal aliento se puede combatirse cepillando la lengua. Pero, si no tienes tu cepillo de dientes, una cuchara puede sacarte de un apuro: colócala unos minutos en la boca y listo.

 

Combate los rasgos de la piel con una cuchara

Fotos de La Bioguía