Uno de los mayores placeres de la vida es comer y el comer además de entrar por el estómago también entra por la vista. Y eso los publicistas lo saben por eso maquillan los alimentos para que queden sabrosos y que te los puedas comer con la mirada. Las frutas por ejemplo se rocían con spay desodorante para  darles ese brillo exquisito.

 

El humo que sale de la comida es artificial dándole calor por la parte de detrás tal y como sale en la fotografía.

Y la espuma de la cerveza que sale tan fresca y resplandeciente se hace en realidad con jabón para darle más volumen.

A la hora de hacerle un foto a un crep con caramelo no pueden utilizar el sirope porque la tortita lo consume enseguida así que utilizan el aceite de motor.

Para darle un toque más sabroso utilizan cartón para llenar de nata los huecos de una tarta.

Las hamburguesas en la publicidad están casi crudas pero con ayuda de betún para los zapatos se consigue esa textura y forma apetecibles.


Y para hacer una grabación de fideos se utiliza jarabe de glucosa para mantenerlos rebosantes ya que si los hicieran se secarían rapidamente.

 

A veces no es oro todo lo que reluce

Fotos de Brightside