La gran mayoría de las veces el cuerpo detecta cuándo te falta alguna vitamina y te alerta a través de sensaciones. En mayor medida el cambio que debes hacer es solamente alimenticio como por ejemplo: de toda la vida se ha dicho que si sientes pinchazos en los talones, arco de los pies o pantorrillas es porque necesitas calcio, magnesio y potasio. Para remediarlo es conveniente que empieces a comer más fruta como el plátano, cerezas, manzanas y toronjas. También debes consumir almendras, avellanas, brócoli y espinácas.

Si te salen granos parecidos al acné rojizos y blanquecinos en los brazos, glúteos, muslos y mejillas es señal de que te hacen falta ácidos grasos y vitamina A y D que están en el salmón, sardina, nueces, almendras y semillas de lino o chía. La verdura también es muy buena y los aceites vegetales.

El hormigueo o adormecimiento de las manos y pies te alerta de que te faltan las vitaminas B9, B6 y B12 presentes en las espinacas, espárragados, huevo, pollo, pulpo…

Si se te cae el pelo seguro que antes te han salido brotes cutáneos en la cara u otras partes del cuerpo y eso significa que necesitas vitamina B7 o Biotina. Para recargarte de ellas tienes que consumir huevos cocidos, salmón, aguacate, champiñones, coliflor, nueces, frambuesas y plátanos.

La sequedad en las comisuras de los labios indican que te falta hierro, zinc y vitaminas B3, B2 y B12. Tienes que comer más atún, salmón, huevo, pollo, aguacate, cacahuetes y lentejas.

 

Fíjate bien en todas las señales que te manda tu cuerpo

 

Fotos de recreoviral