Las cinco salsas más sabrosas que hayas probado en tu vida las tenemos nosotros. Gracias a las recetas de vegaffinity, tu platos de pasta, arroz, patatas, ensaladas, pescados o carnes tendrán un sabor mucho más exquisito. La salsa de aguacate la puedes hacer tú mismo, sólo necesitas:

6 tomates cherry pelados
2 aguacates pequeños
3 jalapeños si quieres que sea un poco picante
1/2 cebolla picada
1 diente de ajo fresco
Una pizca de sal.

Para prepararla, llena de agua una cacerola y ponla a hervir. Añade los tomates cherry y el número de jalapeños (si lo quieres picante). Deja que hierva 12 minutos y cuela los ingredientes reservando el agua. A continuación tritura los tomates cocidos, el aguacate, la cebolla y el ajo y anádele un poco del agua reservada de la cocción. De esta manera tendrás lista la salsa.

La salsa de pesto vegana es mucho más sencilla de hacer. Sus ingredientes son:

30 gr de hojas de albahaca (fresca aconsejable)
1 diente de ajo
30 gr de piñones
Aceite de oliva virgen extra
Sal

La preparación es tan sencilla como triturar todos los ingredientes hasta conseguir la masa deseada (recuerda, el orden de los factores no altera el producto) y si te apetece añadir un poco de queso veganano, no tengas miedo, que no cambiará su sabor.

Salsa de mostaza vegana tiene muchos ingredientes pero su elaboración es muy sencilla:

1/4 de taza de semillas de mostaza remojadas durante 8 horas (también se puede hacer con mostaza en polvo)
1/2 taza de zumo de limón
9 dátiles sin hueso
2 cucharadas soperas de tamari
1/4 de cucharadita de pimienta molida
Ralladura de limón
2 cucharaditas de estragón
1 cucharadita de aceite de oliva

Al igual qu la salsa de pesto tienes que triturar todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea.

Si hacer mayonesa normal es fácil, la vegana lo es todavía más y el procedimiento es el mismo que las dos salsas anteriores, batir todos los ingredientes juntos:

60g de nueces de macadamia
60g de anacardos
3 dátiles sin hueso
120ml de agua
3 cucharadas de aceite de oliva
1/2 cucharada de vinagre de manzana
1 cucharada de zumo de limón
1 diente de ajo
Pizca de sal

Y por último la salsa Tahini es un poco más laboriosa:

2 cucharadas de sésamo (ajonjolí)
4 cucharadas de líquido (agua, aceite de semillas o aceite de oliva)
2 dientes de ajo pequeños y aplastados
Zumo de limón
Perejil picado
1 pizca de sal

Lo primero que hay que hacer es poner el sésamo en una sartén grande y a fuego medio alto durante cinco minutos. Una vez enfriadas las semillas, colócalas en una picadora o y añádele agua o aceite de oliva y una pizca de sal. A continuación pícalo todo muy bien y empezarás a notar cómo se hace la masa.

 

No hace falta que te hagas vegano para probar estas salsas

Fotos de vegaffinity