El israelí ha defendido la memoria de los 6 millones de muertos en el Holocausto ridiculizando las fotografías de gente que visita el monumento dedicado a las víctimas. La historia de Shahak es muy dura porque a los 14 años emigró a Alemania y fue víctima de xenofobia y rechazo.

Su familia materna está muy ligada con el genocidio judío y sólo su abuelo sobrevivió a los campos de concentración y gracias a esta tragedia él pudo dedicar su vida al arte y a defender su cultura y el respeto a los suyos.

Utiliza el humor satírico en sus proyectos por eso pone en ridículo a los milleniars que visitan Alemania y se fotografían con los monumentos dedicados a las víctimas del terrible genocidio.

 

 

Lo ha llamado Yolocausto «You Only Live Once», recuerda y respeta o en castellano, el yo de los selfies por encima de la historia.

Las fotos del monumento de Peter Eisenman en Berlín que estos turistas comparten en sus redes sociales se convierten en las escenas más lúgubres del Holocausto con ellos como protagonistas. Una forma de poner en valor y respeto las ‘piedras’ donde se fotografían.

No se burla sólo de esas personas sólo de la gente que se mofa con fotografías absurdas de la historia con modas nuevas.

 

Si te ha gustado la crítica de este artista compártelo